3 razones para utilizar las fundas de sofá

Existen muy buenas razones para que utilices las fundas de sofá. Pero estamos seguros que no estás dispuesta a utilizar cualquier funda. Ha de ser de calidad y, por supuesto, que vaya a juego con el diseño del resto de muebles de tu salón comedor y con la decoración de las paredes. Apunta las razones por las que deberías pensar en colocar fundas de sofá.

Por protección. La primera razón es casi obvia. Acabas de comprar un sofá y tu intención es que perdure el máximo tiempo posible. Las fundas de sofá son prácticamente indispensables, sobre todo si tienes hijos. Los más “peques” de la casa no paran quietos. Es muy fácil que salten sobre tu sofá con los zapatos puestos, que lo ensucien porque tienes las manos manchadas o  que derramen un vaso de leche.

Por comodidad. Es muy cómodo poner una funda en tu sofá. Actualmente existen fundas de sofá elásticas que se acoplan a cualquier sofá o butaca. Porque, claro, las fundas también las puedes poner en esa butaca en la que sueles descansar.

Fundas de sofá

Un ejemplo de fundas de sofá

Por diseño. Quizá te hayas cansado del color de la tapicería de tu sofá. Tienes muchas ganas de cambiar un poco el aspecto de tu salón comedor. Con una funda de sofá lo vas a conseguir. Además, si eres de las personas a las que les gusta variar la decoración de su hogar, que le aburre ver los mismos colores, las fundas de sofá son una muy buena opción porque su precio propicia que las puedas cambiar con frecuencia. La economía no será un impedimento para este propósito.

En este sentido también puedes poner fundas en tus sillas de comedor de distinto color al de sofá, así conseguirás ambientes diferentes dentro del mismo salón comedor. No desdeñes estampados y modelos atrevidos

Ya lo sabes, si quieres conservar tu sofá preferido, jugar con la decoración y los ambientes de su salón comedor, utilizar fundas de sofá es una muy buena solución. ¿Ya utilizas fundas de sofá?

Puedes encontrar la mejor funda se sofá para ti en casaytextil.com