Las oficinas de Google en Sydney

Echarle un vistazo a las nuevas oficinas que Google ha creado en la ciudad australiana de Sidney es entrar en otro mundo. Un mundo de lineas imposibles que a simple vista pueden parecer descabelladas. Nada más entrar a este nuevo edificio se puede observar lo que se asemeja a una selva. Esta selva hace las veces de recepción y, claro, lo primero con que te encuentras después de un enorme cristal son las letras del gigante norteamericano de las telecomunicaciones rodeado de una abrupta vegetación. No sabemos muy bien si tiene algún significado especial, pero lo cierto es que no puede por menos que atraparte, te llama la atención y tu vista se dirige hacia espacio. Algunos dirán que es una idea original, otros que una idea descabellada. Lo cierto es que consigue su propósito: no pasar desapercibido.

 

Google

 

Dicen los grandes pensadores de Google que todos sus espacios, que todos sus diseños tienen como principal objetivo la interacción entre todos sus trabajadores. Explican que con la interacción, la conversación constante, el flujo de ideas, se trabaja mejor. Que de todas estas interacciones pueden desarrollar nuevos productos que inunden todos los mercados. En fin, puede que tengan razón. En las oficinas de Google se hablan decenas de idiomas. Mejor dicho. Se habla el inglés por decenas de personas de distintas nacionalidades. Quizá la decoración de las nuevas oficinas de Sidney reflejen esa multiculturalidad.

 

google

 

Lo que no tenemos claro es si este espacio que está sobre estas líneas responde a esa afán de respeto por la multiculturalidad o a otros fines. Lo que sí podemos decir es que se trata de un espacio muy simpático, con esa especie de “puffs” inundando la habitación y esas lámparas que sobresalen excesivamente y que recuerdan flores. Nos cuentan que algunas oficinas tienen incluso campo de cricket propio.